Sensibilidad Química Múltiple (SQM)


 

  • ¿QUÉ ES LA SQM?

La SQM es un síndrome crónico, no psicológico y que manifiesta síntomas multisistémicos como respuesta a una mínima exposición a productos químicos tan habituales como la lejía, los ambientadores, las colonias, etc. y que mejoran cuando se evita esta exposición.

El Parlamento Europeo define la SQM dentro del número creciente de enfermedades vinculadas a factores medioambientales.

La SQM supone la pérdida de tolerancia a la exposición a muchos productos químicos en personas susceptibles, y puede desarrollarse por una exposición tóxica única a altas dosis o por una exposición reiterada a dosis bajas. Dentro del segundo grupo se encuentra un número creciente de personas con Fibromialgia y/o Síndrome de Fatiga Crónica que al cabo de los años acaban desarrollando SQM.

La SQM es un síndrome que se presenta en 3 grados de severidad que marcan el nivel de limitación y el aislamiento del enfermo.

Los pacientes con SQM presentan con frecuencia comorbilidades como Síndrome de Fatiga Crónica, Fibromialgia, disfunción endocrina múltiple, colon irritable, síndrome seco de mucosas y cistitis irritativa, que agravan la sintomatología propia de la sensibilidad.

La prevalencia de este síndrome en los paises industrializados, según datos de diversos autores, seria del orden del 2% hasta el umbral del 10% de la población general, mientras que para otros autores la cifra real no llegaría al 2%. De hecho, pues, no hay datos suficientemente concluyentes sobre este aspecto.

 

  • ¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS? 

El inicio de los síntomas puede ser súbito o paulatino, y está provocado por la exposición a productos químicos o radiaciones a dosis bajas que previamente eran bien toleradas. Por ejemplo, en la fase inicial de la enfermedad se perciben como molestos o insoportables muchos olores que antes no lo eran. A veces se deja de tolerar el alcohol, los lácteos o los alimentos con gluten o se dejan de usar algunos cosméticos porque irritan la piel.

Cuando la SQM ya se ha desarrollado, existen manifestaciones cutáneas, respiratorias, neuropsicológicas y digestivas, frecuentemente crónicas y persistentes, y que se agudizan ante una crisis.

Durante una crisis producida por la exposición a algún tóxico, los principales síntomas son ahogo, síntomas irritativos de la piel, de las mucosas y de las vías respiratorias, cefalea, confusión mental, náuseas, diarrea, fatiga extrema, dolor osteomuscular generalizado y mal estado general que impide continuar en ese ambiente. Al dejar de tener contacto con el desencadenante, se mejora progresivamente en minutos, horas o a los pocos días.

Frecuentemente la SQM se acompaña de otras intolerancias ambientales:

  • Exposición solar
  • Exposición a ondas eléctricas (redes de electricidad, electrodomésticos, etc.)
  • Ondas magnéticas (microondas, telefonía, electroimanes, etc.)
  • Ondas sonoras (ruido intenso o persistente)

 

  • ¿CUÁL ES EL DIAGNÓSTICO?

El diagnóstico de la SQM es clínico, es decir, se basa en una serie de síntomas que presentan los pacientes; no hay ninguna prueba analítica ni ninguna exploración específica que permita confirmar el diagnóstico, pero se deben realizar exploraciones para excluir otras enfermedades.

Para el diagnóstico se utiliza el cuestionario QEESI que mide las intolerancias ambientales y no ambientales, las exposiciones encubiertas y cuantifica su gravedad y las repercusiones sobre las actividades de la vida diaria.

La SQM es una enfermedad crónica, los síntomas se reproducen al repetir la exposición al agente, los síntomas se presentan ante exposiciones a muy baja concentración, las manifestaciones de sensibilidad mejoran o desaparecen al cesar la exposición, la misma respuesta se obtiene al exponerse a productos diversos no relacionados entre sí y los síntomas afectan a varios sistemas del organismo.

 

  • ¿QUÉ PROBLEMAS CONLLEVA? 

La SQM comporta un cambio radical de vida, ya que se deja de tolerar los productos químicos que hoy en día se encuentran por todas partes, como ambientadores, desinfectantes, colonias, suavizantes de la ropa…

Implica aislamiento social (las personas que visiten al enfermo no pueden usar ningún producto químico), problemas económicos (elevados gastos para adaptarse a la enfermedad sin ningún tipo de ayuda económica), incapacidad para trabajar en grado severo de SQM, pérdida de ocio (dificultad para leer o ver películas, fonofobia que impide escuchar música, etc.), enclaustramiento en casa (en los casos más severos sólo se sale para ir a los médicos y siempre con máscara, para evitar tener crisis constantemente) y graves problemas para la atención médica, ya que los hospitales no tienen protocolos para SQM.

 

  • ¿EXISTE TRATAMIENTO?

La SQM no se puede curar y al no conocerse exactamente las bases fisiopatológicas de este síndrome, tampoco existe ningún tratamiento específico.

El tratamiento actual consiste en el control ambiental, pero a pesar de ello, el cuadro puede ser crónico, persistente y reducir la calidad de vida de los pacientes.

El control ambiental consiste en evitar productos a los cuales se sea hipersensible, evitar ambientes húmedos, evitar exposición a ambientes irritantes (gases, humos), cambiar productos de limpieza e higiene convencionales por otros ecológicos, comer alimentos ecológicos (eliminar los que no toleremos), beber agua filtrada, utilizar máscaras de carbón activado, utilizar purificadores de aire, eliminar en el hogar todo lo que produzca sintomatología (muebles, ropa, cosméticos). A veces incluso es necesario cambiar de domicilio.

También debe controlarse anualmente la tiroides y vigilar los niveles de vitaminas y minerales ya que, muy a menudo, se tienen intolerancias alimentarias que pueden implicar una alimentación desequilibrada con sus consecuentes déficits.

 

  • ¿ES UNA ENFERMEDAD INVALIDANTE? 

Según el grado de la enfermedad, puede ser más o menos invalidante. Es frecuente que se requiera el cambio de ambiente laboral y, en los casos más severos, se pueden presentar situaciones de invalidez laboral.

La SQM todavía no está reconocida oficialmente en nuestro país. Se están iniciando trabajos de investigación clínica y la organización de reuniones científicas para definir unas bases conceptuales consensuadas sobre la enfermedad (p.ex., "Primera reunión nacional sobre SQM"; Hospital Clínic de Barcelona, sección de toxicología clínica, y AETOX. Octubre de 2009).

Fuentes: Sensibilidad química y ambiental múltiple. J. Fernandez-Solà y S. Nogué Xarau. JANO. Sep 2007
The Medical Perspective on Environmental Sensitivities. Margaret E. Sears. Medical Issues. May 2007
Multiple Chemical Sensitivity. Martin Silberschmidt. Danish Ministry of the Environment. 2005

Para ver estos documentos correctamente, necesitará la versión gratuita Adobe Acrobat Reader 7.0 o superior . Visite el siguiente enlace para descargar e instalar la versión más reciente.

Descargue Acrobat Reader

FM

SQM

EHS

 

 

 

Facebook              Twitter

© Associació Catalana d'Afectades i Afectats de Fibromiàlgia i d'altres Síndromes de Sensibilització Central
Última actualización: 19/10/2016